Linfedema y embarazo

30.01.2018

¡Que tal queridos amigos, pacientes y colegas! En ésta ocasión les traigo un tema sumamente interesante a raíz de la poca frecuencia con la que se trata: El linfedema durante el embarazo. El objetivo del texto, es en primer lugar, poner sobre la mesa, a ciencia cierta y "con los pelos en la mano" lo que sabemos sobre éstas dos situaciones coexistiendo simultaneamente en un paciente; en segundo lugar brindar información y datos útiles sobre el tema.  Pero como siempre, éste es un texto de divulgación y no sustituye en absoluto la consulta y tratamiento de los especialistas.

Primero lo primero, ¡HONESTIDAD!. CIENTIFICAMENTE NO SABEMOS TANTO COMO QUISIERAMOS, y quien te diga lo contrario probablemente primero debería echar un buen vistazo a la cantidad de artículos y documentación científica actual y de calidad que abordan el tema del binomio linfedema-embarazo. Esto como profesionales también nos invita a investigar más sobre el linfedema y embarazo como conjunto, aunque la realidad es que la cantidad de pacientes son escasos muchas veces como para poder hacer estudios conclusivos de calidad al respecto.

Como profesionales de la salud, debemos de entender que la guía de nuestra práctica y acción es la investigación científica orientada con nuestra experiencia clínica. No se deben basar nuestros tratamientos ni recomendaciones en suposiciones, ni teorías desactualizadas o no comprobadas, ya que ésto nos ayuda a prevenir el brindar tratamiento o consejo erroneo a nuestros pacientes y que en el peor de los casos no funcione o cause un mal.

Pero te tengo una buena noticia, sabemos lo suficiente sobre linfedema y sobre el embarazo por separados como para orientar una serie de consejos útiles, que si bien no son una receta mágica, ni sustituyen la supervision profesional, ayudarán a orientar un poco mejor el autocuidado de la paciente embarazada con linfedema.

Te comparto antes lo siguiente: CADA PACIENTE ES UN CASO DIFERENTE. Esto quiere decir que si tu eres una paciente con linfedema y estas embarazada o acabas de darte cuenta que estas embarazada, lo primordial es que seas consciente de que así como tu misma eres una persona irrepetible, también tu caso específico es único, no hay otro igual en el mundo, por el hecho de que eres tú.

Dicho esto y a partir de éste momento, la indicación numero uno es que se valore en individual las condiciones de tu caso, tanto tu ginecobstetra debe de conocer y enterarse más sobre tu linfedema como tu fisioterapeuta linfático debe estar al tanto de las situaciones que se presenten en el transcurso de tu embarazo.

De los datos reales mas actuales que tenemos es que durante el embarazo el linfedema primario en pacientes con linfedema primario no se vió significativamente afectado, y esto lo encontramos en un estudio llevado acabo en Francia con 49 pacientes entre 2002 y 2006, pacientes cuyo promedio de edad eran los 28 años y entre los que había tanto pacientes con linfedema primario en una pierna, como linfedema primario en ambas piernas. Pero el hecho de que esto sea así, no quiere decir que no habrían de tenerse ciertos autocuidados que mencionaremos más adelante. (1)

En el año 85 en EU, se reportaron 2 embarazos en los que hubo aparición de linfedema de la pared abdominal baja, mismo que se resolvió por si solo posterior al alumbramiento. La explicación de los investigadores es que hubo obstrucción de vasos linfáticos debido a los cambios en la anatomía del paciente durante el embarazo, mismos cambios que se revirtieron una vez que el bebe nació. (2) Otro estudio francés de 1989 llevado acabo en 15 mujeres nos indica que al parecer el volumen de linfedema que incrementa durante primer embarazo tiende a ser reversible espontáneamente posterior al mismo, es decir que lo que empeoró durante el embarazo mejora tras el mismo; sin embargo los aumentos de edema tras el segundo y tercer embarazo tienden a causar un aumento de volumen que no mejora espontáneamente. (3)

Otra de las preguntas frecuentes es, la duda de las mamás de saber si a sus hijos les "heredarán" linfedema; una duda muy válida y que sin embargo no debería de representar una gran preocupación. La realidad es que solamente algunos tipos de linfedema primario son hereditarios, sobre todo aquellos casos en los que hay antecedentes familiares de la ascendencia directa. La genética es un tema sumamente complejo, la buena noticia es que la mayoría de los casos de linfedema primario parecen no estar relacionados a factores hereditarios y más bien responden a factores de crecimiento vasculares presentes o ausentes durante la gestación.

Hay que tener en cuenta que respecto de los tratamientos, el mejor consejo que puedo brindar como profesional es el siguiente: Un control y autocuidado disciplinado del linfedema y un control y supervisión disciplinado del embarazo es lo que ayudara a mitigar y controlar signos y sintomas del linfedema que tiendan a exacerbarse durante el embarazo.

Respecto a las posibilidades de tratamiento del linfedema durante el embarazo, yo recomendaría evitar los periodos de tratamiento intensivo y más bien incrementar la frecuencia de las sesiones descongestivas, apegandose a las prendas compresivas o vendajes de uso diurno y nocturno con empeño y apego. Desde luego, estas prendas NO deben de interferir o afectar la región abdominal. La presoterapia queda totalmente descartada por carecer de estudios que avalen y fundamenten su uso seguro durante el embarazo, más, tomando en cuenta que muchos diseños de presoterapia tienden a generar compresion en regiones abdominales.

Hasta el momento el UNICO METODO MANUAL efectivo de drenaje linfático que tiene investigación científica respecto a su ejecución durante el embarazo es el METODO GODOY, en el que demostraron a en un estudio que es posible reducir el edema sin riesgos, tras una hora drenaje linfatico manual con las técnicas del mismo en 15 pacientes entre su 5ºy 8º mes de gestación, y de una edad promedio de 30 años, entre las que había primerizas embarazadas y embarazadas por segunda ocasión. (4)

Desde luego, las causas por las que aparece edema en el embarazo son múltiples y muchas veces no es una sola de ellas las que causa que aparezca edema o que se exacerbe el linfedema; las mismas van desde cómo cambia el cuerpo estructuralmente y como hay vasos linfáticos y venosos a los que les cuesta más trabajo realizar su función, como también el incremento


de peso, los cambios hormonales, alimenticios y factores predisponentes como los hábitos de vida y actividades físicas o laborales, las enfermedades previas o condiciones funcionales del sistema circulatorio previas al embarazo.

Pero dar un control profesional y efectivo a las múltiples causas, va mas alla de recomendar una "dieta baja en sales" o "subir las piernas siempre que puedas". Es indispensable VALORAR el caso, identificar las causas potenciales agravantes del linfedema y si es posible, solventarlas o paliarlas para dar buen termino a este proceso tan bello, pero tan "violento" en lo que refiere a cambios en la funcion del organismo del paciente. No sin ello llevar ginecobstetricamente un embarazo controlado y sano según las recomendaciones del especialista que le atienda. Y llevar un control especifico del linfedema.

En resumidas cuentas podemos concluir lo siguiente:

1.- Tu caso es único e irrepetible, lo mejor es que conozcas tu cuerpo y te abras a poner atencion a los cambios que le ocurren durante el embarazo para poder identificar qué es lo que sucede y como solucionarlo. Manteniendo buena comunicación con tus especialistas.

2.- No es sano aceptar "consejos mágicos" que a otra persona le funcionaron sino consultar a tus especialistas para llevar un buen control de tu embarazo y un buen control de tu linfedema.

3.- Lo mas probable es que si haya un aumento del edema, pero lo más probable también es que si estas bien controlada y te apegas a tus autocuidados indicados por los especialistas es que estas variantes de aumento de volumen, no sean significativas como para preocuparse.

4.- Lo más probable es que el edema de tus piernas aumente sobre todo a partir del mes 5, pero también tenderá a mejorar mucho tras el nacimiento del bebe. Aunque no por eso hay que perder de vista los cuidados y autocuidados específicos que te indiquen.

5.- Es poco probable que tu bebe herede el linfedema a menos que haya ascendencia directa tuya con presencia linfedema a través de las generaciones aunque ni siquiera esto es garantía de herencia, la única manera real de saber esto, es con estudios genéticos en ti y el niño llevados acabo por un genetista. No vale la pena preocuparse con esto. Creo que es más importante disfrutar la etapa de embarazo, amarse y amar al nuevo bebe aguardando su llegada.

6.-NO; LA PRESOTERAPIA NO LA RECOMIENDO EN ABSOLUTO DURANTE EL EMBARAZO. PODRIA SER INCLUSO RIESGOSA.

7.- El drenaje linfático manual METODO GODOY es seguro y efectivo para el control del edema durante el embarazo.

8.- Si tienes linfedema y estas embarazada, los cuidados son básicamente los mismos que ya te había compartido, haz click AQUÍ para ver que sí y que no hacer cuando tienes linfedema en piernas. Hay que ser precavidos y tener cierto grado de mayor cuidado, sin que esto implique sufrir la vida.

9.- En cuestiones alimentarias NO existe una "dieta" para el linfedema, la alimentacion debe ser suficiente, balanceada, variada y en razón y proporcional al paciente: a su peso, a su talla, a sus actividades, a su estado de embarazo. Si tu tienes una dieta sana y controlada en éste aspecto, es tambien una alimentación saludable para tu linfedema. Desde luego habría que evitar productos que de antemano son dañinos para todo mundo, como aquellos altamente industrializados, embutidos, azucarados, carbohidratos de mala calidad, comida chatarra, gaseosas, ricos en sales y conservadores.

10.- Si estas embarazada o planeas hacerlo, ¡no me queda mas que desearte lo mejor para ti, tu familia y para el bebé y felicitarte con mucho cariño! Te invito a seguir las recomendaciones que te comparto hoy. Recuerda que lo mejor es educarte, asesorarte y continuar tu control con los profesionales capacitados adecuados; tambien te recuerdo que tu caso es único y que en materia de salud no hay nada escrito y que hay que cuidarse lo suficiente sin sobreprotegerse, y vivir sin dejar de vivir. Y que hay que estar abiertos, sin miedo y preparados a los cambios súbitos, porque al parecer la vida, como el embarazo: se disfruta, se sufre y cambia rápido.

FUENTES:

1.- Vignes S et al. Subjective assessment of pregnancy impact on primary lower limb lymphedema. Angiologie 2010 France

2.- Brunner U. et al. Lymphoedème primaire et grossesse. Phlébologie 1989 France.

3.- Reed BR et. al. Lymphedema of the lower abdominal wall in pregnancy. Journal of dermatology 1985. EU

4.- Sylvia Cataldo Oportus et. al . Lymph Drainage in Pregnant Women. Nurse Research Practice. 2013 Brasil

Greene K. Arin et. al. Lymphedema: Presentation, Diagnosis, and Treatment Springer 2015.

¡SALUDOS!

+Pax


-LFT LUIS LOPEZ MONTOYA 

(haz click en mi nombre para seguirme en facebook)