Linfedema y lipedema en temporada de calor

30.04.2020

Cada año la temporada de calor se extiende en intensidad y duración por múltiples cuestiones ambientales y globales, ya hemos visto cómo las temperaturas promedio de sitios templados cada vez se parecen más a las de sitios áridos y ni que decir de las temperaturas promedio de sitios típicamente calientes . Y es siempre frecuente que muchos pacientes tras el alivio del fresco invierno, laxan sus medidas de autocuidado y la aparicion del calor súbita suele representar dificultades en el control del linfedema y lipedema con lo que aumenta la pesadez del brazo o pierna, aumentos de volumen dificultosos de reducir en el corto plazo, aumento de sensación de tensión y cansancio en la misma.

La temporada de calor presenta muchos desafíos para quienes padecen linfedema o lipedema. Tener linfedema o lipedema no significa que no podamos disfrutar de la luz del sol, pero exponernos al sol o a temperaturas elevadas si supone precauciones para proteger nuestras extremidades afectadas para evitar aumentos de volumen mas alla de lo esperado por el natural incremento de la temperatura de la temporada. 

Dejo algunos consejos útiles sobre cómo sobrellevar el calor de temporada :

1. Cuando hace calor afuera, la extremidad afectada es más propensa a hincharse. Trate de elegir sitios sombreados y frescos tanto como sea posible y mantente con buena hidratación. Si es indispensable salir y exponerse al sol, intenta hacerlo durante las primeras horas de la mañana o al final de la tarde cuando la temperatura haya descendido y el sol haya disminuido su furia. 

2. Utiliza ropa fresca, tono claro y de algodón; no por nada en Mérida y en regiones calurosas se emplean guayaberas, este tipo de ropa es fresca y permite el descenso de la temperatura superficial del cuerpo.

3. Trata de usar ropa muy holgada y no restrictiva. Si utilizas ropa demasiado apretada observe tu piel y verifica si hay hinchazón o abolladuras aumentadas que podrían indicar la acumulación de líquido por restricción.

4. Intenta evitar los alimentos llenos de sal y conservadores que favorecen la retención de líquidos y empeoramiento del lipedema y linfedema.

5. Asegúrate de usar protector solar cada vez que esté al aire libre. Incluso en días nublados, evita quemaduras de piel (ademas evitaremos riesgo de melanoma). 

6. Siempre revisa la piel en busca de heridas abiertas. Si notas alguna de ellas, es importante cuidarla de inmediato para evitar infecciones. No entres a una alberca con una herida abierta, ya que esto es riesgo de infecciones fúngicas o bacterianas.

7. Usa una crema o aceite humectante antes y después de la exposición solar prolongada.

8. Asegúrate de usar tus prendas de compresión, o vendaje tanto como sea posible y según te lo haya indicado tu especialista. Sabemos que por el calor de pronto resulta un poco engorroso, es válido descansar de ellas, pero recupera usarlas tanto como sea posible.

9. Continua haciendo tu ejercicio de fuerza, resistencia y descongestivo para mantener una óptima función circulatoria y muscular que solo es alcanzable a través de ejercicio. Hazlo con compresión y tal como te lo haya indicado tu especialista. 

10. Si tienes dermatitis por sudor y fricción de tu ropa o la compresión consulta a tu especialista y verifica si es posible utilizar maicena o pasta lasar.

11. Mantén limpias tus prendas de compresión. Lava siempre según las instrucciones o recomendación del especialista. Es importante eliminar el sudor, la piel muerta y cualquier tipo de cremas o aerosoles para la piel que puedan dañar la prenda y ser factor de infección.

12. Durante descansos puedes elevar por un rato la extremidad afectada según sea necesario durante el día para ayudar a aliviar la hinchazón. 

13. Puedes colocar una toalla o un paño frío sobre la extremidad para ayudar a enfriarla rápidamente tras la exposición al calor o incluso, en caso de que haya demasiado calor ambiental.

14. Asegúrate de conocer sus limitaciones. Habla con tu especialista sobre tu situación particular. Haz preguntas, incluso si te parecen obvias.

15. ¡CONSULTA A TU ESPECIALISTA! Te ayudará a ajustar detalles de tu rutina y hábitos durante la temporada de calor, si hay exacerbaciones de volumen es posible reducirlas con intervenciones terapéuticas realizadas por el.

Si sigues estas sencillas pautas y lograras pasar una temporada de calor mas llevadera y saludable, incluso, ¿por qué no? podrías disfrutarla. 

 -Lft. Luis López Montoya

📓Recuerda que puedes adquirir mi libro 'El linfedema Explicado' aquí: www.linfedemaexplicado.com.mx/  .

🎥Mi canal:https://www.youtube.com/c/LuisELópezMontoyathelymphologist 

📸 www.instagram.com/thelymphologist  

RECUERDA QUE ESTE TEXTO NO SUSTITUYE UNA CONSULTA PROFESIONAL TE INVITO A CONSULTAR A TU ESPECIALISTA PARA EVALUAR QUE ES MEJOR PARA TI