La terapia compresiva en linfedema.

03.09.2017

La terapia compresiva personalizada en el tratamiento del linfedema es llevada acabo por medio de vendajes especializados con múltiples componentes (espumas de distintas densidades, guatas sintéticas, vendas de corto estiraje y vendas tubulares), así como prendas de compresivas como mangas y guantes o medias de distintos tipos de tejido y de diferentes gradientes de compresión. La terapia compresiva es el pilar más importante del tratamiento del linfedema. Y dicho sea de paso, el objetivo de éste post, no es decir que producto, marca o sistema compresivo es el mejor, sino escribir en letras mayúsculas: LA TERAPIA COMPRESIVA BIEN INDICADA, INDIVIDUALIZADA Y PERSONALIZADA es la colúmna vertebral del tratamiento del linfedema. Así como platicar un poco sobre lo que hago en mi práctica clínica con mis pacientes. Un tratamiento de linfedema sin la terapia compresiva apropiada, tiene todas las de perder.

El objetivo de la terapia de compresión es mantener y mejorar la reducción del edema durante los tratamientos de linfedema.

Es muy importante considerar que el daño o deficiencia del sistema linfático que causó el inicio del linfedema es permanente e irreversible; aunque es posible prácticamente normalizar el volumen y eliminar el edema por completo o casi por completo, sin embargo, cuando un paciente ha sufrido linfedema crónico, la piel pierde su elasticidad y capacidad de contención, especialmente en casos extremos (elefantiasis). Sin un adecuado apego al tratamiento de autocuidado, reintervenciones y control a mediano y largo plazo, toda la mejoría ganada, se volverá a acumular en la parte afectada del cuerpo; dicho de otro modo, si el paciente se descuida, pierde monitoreo por parte de su terapeuta o especialista tratante o se torna indisciplinado, inevitablemente va a empeorar.

Las prendas de compresión (dígase guantes, medias y mangas elásticas), NO FUNCIONAN COMO TRATAMIENTO: Por lo que no reducirán la hinchazón existente y, por lo tanto, no se deben usar en una extremidad no tratada e hinchada. Éstas prendas las empleamos básicamente y solamente para mantener los resultados después de que la extremidad ha alcanzado un alto grado de normalización después de periodos intensivos de tratamiento.

Las medidas de compresión, pasan a formar parte de la vida del paciente como si se tratase de usar lentes, plantillas ortopédicas o audífonos para hipoacusia; por lo que se vuelve indispensable el uso diario y continuo para preservar el éxito del tratamiento logrado.

En el marco clásico de la Terapia Descongestiva Compleja: durante la etapa intensiva de tratamiento (que suele ser de 2 a 6 semanas, con promedio de 2 horas de intervención diarias) se vuelve indispensable el uso de un vendaje multicomponente durante día y noche. Mismo que solo esta permitido remover para 2 cosas: Asear y dar tratamiento. Posteriormente si la extremidad del paciente obtuvo mejoría suficiente al final del tratamiento se suele indicar una prenda compresiva para uso de día y será necesario que el paciente realice el vendaje durante la noche, si no hubo la mejoría suficiente, el paciente requerirá nuevas intervenciones terapéuticas intensivas y continuar con el uso del vendaje multicomponente o multicapa. Cabe destacar que los materiales de vendaje tendrán que ser renovados cada 2 o 3 meses aproximadamente y las mangas, medias y guantes elásticos suelen tener una vida media de entre 4 a 6 meses antes de comenzar a perder compresión y dejar de generar el efecto deseado. Lógicamente la cantidad de compresión ideal para el paciente la debe indicar el terapeuta especialista.

Existen algunas opciones más prácticas como el uso de prendas diseñadas a la medida y de tejidos especiales que permiten mantener las mejorías durante día y noche y sustituir el vendaje nocturno; sin embargo, suelen tener precios altos y una durabilidad de entre 5 y 7 meses, además de que al ser diseñadas y fabricadas fuera del país en ocasiones cuando los productos llegan, la anatomía del paciente pudo haber variado al grado que la prenda puede quedar grande, o chica y con ello, dejar de tener el efecto deseado sobre el paciente.

Hay otras sistemas compresivas novedosas como el Circaid, Yuxtafit o sistemas Solaris ReadyWrap que funcionan con velcros y ayudan a sustituir los vendajes multicomponente con buenos resultados, la desventaja de éstos dispositivos es que su precio aún sigue siendo excesivo en nuestro país y no todos los pacientes pueden acceder al mismo, aunque de cualquier manera, es solamente una opción más en el marco del tratamiento.

Actualmente existe una opción que suelo emplear en TODOS mis pacientes, fue desarrollada en Brasil. Es la fabricación de una prenda compresiva inelástica a la medida de las necesidades compresivas y anatómicas del paciente que sustituye tanto el vendaje multicomponente por sus características de tejido inelástico y por ser menos voluminosa así como también sustituyendo a las prendas compresivas por su versatilidad y adaptabilidad a la extremidad de la persona. Es fácil de colocar pues emplea agujetas, como un zapato o corsé, mantiene una presión de tratamiento continua, uniforme a lo largo del día y durante la actividad, además de que protege efectivamente la piel y tiene una durabilidad de entre un año o año y medio según los cuidados que se le den.

Es la prenda de Grosgrain que empleamos basando la integridad del tratamiento del linfedema en Método Godoy, misma que nos ayudó a reducir el tiempo de terapia intensiva anterior de 6 semanas a los actuales 5 o 10 días de tratamiento solamente. Es fabricada en la clínica al momento que el paciente inicia tratamiento y modificada según su evolución, fabricada de un tejido llamado Grosgrain importado de Brasil, funciona similar a un corsé que va adaptándose a la anatomía del paciente según el ritmo al que va disminuyendo el edema. Por lo que, una vez que el paciente alcanza la normalidad de su extremidad, puede continuar empleando ésta misma prenda o alternarla con una media o manga elástica. El precio de ésta prenda es mucho más asequible y con mejor cósto beneficio considerando su durabilidad, aunque el precio, por ser hecha a la medida y al momento que el paciente inicia su tratamiento, puede variar según el diseño y la cantidad de material y complejidad de la prenda.

De cualquier modo, y como ya fue comentado. La compresión continua, durante y después del tratamiento del linfedema es indispensable para mantener y mejorar los resultados de la terapia ofrecida. Hay sistemas que dan mejor resultado que otros y modelos de tratamiento más rápidos o efectivos que otros, pero al final, la compresión juega tiene un papel único e insustituible que debe ser adaptado, y configurado personalizadamente para cada paciente, si se hace bien, habrá mejoría indudablemente; si se hace mal, indudablemente no habrá mejoría y en el peor de los casos el paciente podría empeorar. Es por eso que solo una persona bien familiarizada, entrenada y especializada en el manejo del linfedema es quien debe de llevar a cabo el tratamiento compresivo.

P.D. Las bombas y dispositivos de presoterapia NO SUSTITUYEN NUNCA la terapia compresiva con prendas, vendajes o sistemas compresivos.

¡Saludos!

-LFT Luis L. Montoya

Da click en mi nombre para seguirme en facebook