Infecciones en linfedema

14.12.2017

NO USES ESTE TEXTO COMO MEDIO DIAGNOSTICO
EL TEXTO ES SOLAMENTE ORIENTATIVO
ACUDE CON UN PROFESIONAL CALIFICADO 
Las infecciones en linfedema son un problema serio y que requieren atención con urgencia.

¡Hola amigos! Hoy quiero platicarles un poco sobre un tema muy interesante y persistente en muchos pacientes: Las infecciones.

En las personas con linfedema es sumamente frecuente encontrar casos de infecciones repetitivas o episodios mas o menos frecuentes de infección en la extremidad afectada. Esto es muy lógico debido a que una extremidad con linfedema es "inmunodeficiente" ya que una de las funciones del sistema linfático es precisamente la función inmunitaria o de defensa. Cuando el sistema linfático es deficiente o falla en su función, no solo causa edema crónico rico en proteínas, sino infecciones, una terrible complicación que hay que cuidar a toda costa, y en caso de presentar datos de infección correr inmediatamente con el MEDICO (a emergencias, de ser necesario) para recibir el tratamiento apropiado. Cabe destacar, que nosotros como fisioterapeutas NO damos tratamiento a infecciones, de ahí la importancia de tener identificados médicos especialista o generales de confianza que conozcan nuestro caso y entiendan el linfedema, su control y tratamiento.

¿Por qué ocurren?

En condiciones normales, los microbios que penetran en la piel se transportan fuera del tejido a través de los vasos linfáticos y se eliminan en los ganglios linfáticos regionales, se destruyen y se eliminan riesgos de infecciones. Sucede con las bacterias que residen permanentemente en la piel y se adquieren del medio ambiente. Por lo regular cuando la carga bacteriana es baja no hay una reacción clínicamente detectable. En el linfedema, el transporte linfático esta deteriorado y restringido. Los microbios penetrantes colonizan tejidos, proliferan y causan una reacción inflamatoria. Con frecuencia, las bacterias comienzan a proliferar rápidamente y se desarrolla inflamación y edema en los tejidos blandos de la extremidad, así como síntomas sépticos sistémicos con bacteriemia (infecciones de bacterias generalizadas en el cuerpo), por lo que otra de las causas frecuente de las infecciones es la descomposición de la barrera inmune de la piel cuando existe linfedema (es decir, las defensas de la piel se debilitan) y, posteriormente, pasan a infectar tejidos profundos y luego se diseminan a la circulación sanguínea. Se han observado casos mortales. De ahí la importancia del cuidado de la piel, la hidratación y el control del edema.

¿Cuáles son?

Las infecciones frecuentes de las extremidades afectadas por linfedema las conocemos por su presentación y causa como linfangitis, erisipela y dermatolinfangioadenitis y fascitis necrosante. Las condiciones predisponentes principales son estasis linfática, o sea linfedema, latente o en cualquiera de sus etapas e insuficiencia venosa crónica con presencia de flebolinfedema.

LINFANGITIS

Se caracteriza por la aparición de una veta inflamatoria roja, caliente y dolorosa, cuyo trayecto sigue la de los vasos linfáticos superficiales del miembro afectado. Está acompañada de fiebre. es un cambio primario, local, no generalizado y no diseminado en la piel y el tejido subcutáneo causado por la propia flora cutánea del paciente, con un curso clínico leve. Cuando ocurre repetidamente en un lapso de tiempo puede conducir al linfedema.

ERISIPELA

Una inflamación subcutánea bacteriana asociada a una infección por estreptococos. El estreptococo beta-hemolítico del grupo A (Streptococo pyogenes) es el más frecuente. A veces puede ser una complicación del linfedema crónico. La erisipela suele ser de inicio súbito, marcada por signos sistémicos como fiebre mayor a 38 °C, escalofríos y malestar general. Los signos locales se desarrollan en unas pocas horas; una lesión como mancha inflamatoria, roja, caliente y dolorosa que aumenta de tamaño en pocos días.

DERMATOLINFANGIOADENITIS:

Es una afección secundaria que complica el linfedema de los tejidos blandos de la extremidad, causado por la colonización de estafilococos, pero no de los estreptococos (que causan la erisipela). No es contagioso y tiene tendencia a recurrir. En Estados Unidos, se le conoce comúnmente como celulitis, que es el término aceptado no europeo para la infección bacteriana de los tejidos blandos. La celulitis no debe confundirse con la "celulitis estética", un término cosmético que describe la presencia de depósitos de grasa y edema que causan una apariencia con hoyuelos o irregularidad de la piel típicamente de muslos y / o glúteos.

FASCITIS NECROTIZANTE

La infección bacteriana dérmica y subdérmica necrosante (fascitis necrotizante), se caracteriza por la muerte del tejido (necrosis de la fascia y miositis), lo que resulta en una presentación de gangrena infecciosa que avanza y da lugar a una infección generalizada (sepsis). Debido a la severidad de éste tipo de infección debería impulsarse la hospitalización de emergencia del paciente.

Cada caso de linfedema está predispuesto a infecciones crónicas. Esto se debe a la alteración de la eliminación de bacterias a través del sistema linfático. El linfedema se complica por la infección de la piel y los tejidos profundos, independientemente de que el linfedema sea primario o secundario. Las infecciones son mas frecuentes cuando el linfedema lleva mucho tiempo descuidado y sin control.

Las extremidades inferiores están particularmente expuestas a la contaminación del medio ambiente. La infección bacteriana, por hongos y viral es más común allí que en otras regiones del cuerpo. En las etapas avanzadas del linfedema de las extremidades inferiores, los eventos infecciosos suelen ser mas severos y también requieren hospitalización de emergencia. Los síntomas sistémicos graves durante las infecciones se parecen a los de la septicemia. Las características clínicas son hipersensibilidad local de la extremidad y enrojecimiento (eritema) de la piel, a veces vetas rojas a lo largo de la distribución de los vasos linfáticos superficiales y ganglios linfáticos inguinales (o axilares) agrandados. Los síntomas sistémicos incluyen malestar general, fiebre y escalofríos.

Cuando hay una infección subaguda o latente, solo se observa afectación de la piel, como el enrojecimiento y elevación de la temperatura. Cada episodio de infección generalmente va seguido de un empeoramiento de la inflamación y el edema de las extremidades.

Hay muchísimas cosas que hablar sobre infecciones en pacientes con linfedema, pero espero que este texto ayude a dar una idea sobre las mismas, de su importancia y de la necesidad de identificarlas a tiempo para dar un tratamiento completo y apropiado. Pero sobre todas las cosas, prevenirlas a través de la higiene y el cuidado de la piel de la extremidad afectada por linfedema.

¡SALUDOS!

Lft. Luis L Montoya  
Da click en mi nombre para seguirme en facebook