Flebolinfedema

12.09.2017

 Qué tal amigos lectores de Blog Linfático, esta semana quiero compartirles una presentación de linfedema muy poco valorada, identificada y considerada por los profesionales de la salud. El FLEBOLINFEDEMA.

Como bien sabemos el linfedema es la acumulación anormal y excesiva de líquido rico en proteínas que puede ser causada por malformación del sistema linfático (linfedema primario) o causada por una agresión externa (linfedema secundario). En el linfedema, la acumulación crónica de fluidos provoca daños en la piel y en los tejidos subcutáneos, causa interferencia en la cicatrización de heridas y aparición de fibrosis (endurecimiento de la piel). El linfedema secundario tiene múltiples causas, incluyendo cirugías por cáncer, radioterapia, golpes severos y traumatismos e incluso cirugías vasculares como las safenectomías.

 Una presentación del linfedema más, es aquella en la que existe una coexistencia de insuficiencia venosa que causa una acumulación anormal de fluidos que como consecuencia provoca una sobrecarga del sistema linfático y tiene un impacto en la capacidad de transporte de líquidos. La condición de un estado combinado de insuficiencia venosa y linfática se suele denominar "flebolinfedema".

 Los sistemas linfático y venoso están íntimamente integrados funcionalmente, especialmente en presencia de Insuficiencia Venosa Crónica. Haciendo un resumen de lo que sucede en este caso es: Las venas insuficientes filtran tanta agua fuera de ellas, que el sistema linfático es incapaz de absorberla y controlarla eficientemente a pesar de que trabaje a tope, y da como consecuencia la aparición de edema o hinchazón. Este mismo edema o hinchazón, cuando se vuelve crónico, puede generar cambios que alteran a un sistema linfático sano y terminar por deteriorarlo.

 En resumen el flebolinfedema se caracteriza por una acumulación de líquido en los tejidos intersticiales que es causada por una combinación de trastornos venosos principalmente y de trastornos linfáticos posteriores.

 Tomando en cuenta lo anterior, puede haber un número reducido de vías de conducción linfática, ya sea porque hay una alteración en el sistema linfático de nacimiento o porque hay una obstrucción adquirida de los vasos linfáticos, todo simultaneo a la insuficiencia venosa crónica. A veces, es considerado "insignificante" por muchos médicos y profesionales la aparición y aumento del edema a consecuencia de insuficiencia venosa crónica, pero con el paso del tiempo tenderá a empeorar y provocará una reducción de las vías linfáticas.

 Lo mismo ocurre en los casos de linfedema postoperatorio después de ciertos tipos de cirugía venosa, una complicación descrita de la extracción de venas en la que los vasos linfáticos se eliminan a consecuencia del procedimiento. Desde este punto de vista, es probable que la razón de la hinchazón crónica después de cirugías venosas sea una insuficiencia linfática subclínica preexistente, súbitamente empeorada por la ablación linfática.

 El flebolimfedema también ocurre cuando una insuficiencia venosa grave coexiste con manifestaciones o claramente clínicas, del linfedema.

 Para identificar el flebolinfedema es necesaria una historia clínica detallada y una exploración física. Los pacientes con flebolinfedema con frecuencia presentan cambios cutáneos característicos de la Insuficiencia Venosa Crónica, como manchas cafés a nivel del tobillo y regiones del la pierna en el trayecto de la tibia eso resultado de la acumulación de una proteína llamada hemosiderina debajo de la piel; además la distribución del edema comienza siendo perimaleolar, retromaleolar y supramaleolar, pero con el tiempo puede llegar a ser circunferencial (es decir, alrededor del tobillo).

 De manera más general, en muchos casos de insuficiencia venosa crónica en extremidades inferiores el sistema linfático está implicado en cualquier cambio en los tejidos, desde el edema hasta la úlcera venosa. El componente linfático hace que el edema sea más abundante en proteínas que el edema cardiaco-renal, el edema hepático o el edema venoso puro, lo que puede resultar en una cascada de eventos perjudiciales hacia el deterioro del de la piel y los tejidos.

 Con el tiempo y sin tratamiento apropiado, el edema a consecuencia de los cambios de la insuficiencia venosa crónica aumentara y las características clínicas del linfedema comienzan a aparecer con mayor claridad, incluyendo los cambios cutáneos característicos de fibrosis bajo la piel, (endurecimiento de la piel) hiperqueratosis, papilomas y pliegues de edema entre las articulaciones particularmente en las regiones alrededor del tobillo y con ello alteraciones de la mecánica articular e incluso de la marcha; eso considerando que el edema tenderá a ser mayor y más difícilmente reversible cada vez.

 Es por tal motivo que resulta indispensable valorar con detenimiento las posibles causas del edema y recibir un tratamiento efectivo según sea la necesidad, en muchas ocasiones y sobre todo en estos casos, con interconsultas entre el angiólogo y el fisioterapeuta especialista para dar salida y control al problema de manera eficaz; desde la fisioterapia basamos el tratamiento en los componentes de la terapia linfática y otros coadyuvantes.

Paz y bien.

-LFT Luis L. Montoya

Da click en mi nombre para seguirme en facebook